martes, enero 11, 2005

Una Estepona en la que predomine lo horizontal sobre lo vertical

Antonio García

Una Estepona en la que predomine lo horizontal sobre lo vertical; eso es lo que ha pedido, entre otras cosas, el alcalde de la ciudad, Antonio Barrientos al equipo redactor del nuevo Plan General de Ordenación Urbana, o lo que es lo mismo, la planificación de la ciudad de cara al futuro. Barrientos, junto con su actual equipo de gobierno, lo tiene claro y es por lo que ha desvelado a este periódico que de lo que se trata es de no acabar “con la gallina de los huevos de oro”.
Para ello, la primera autoridad municipal entiende que el crecimiento tiene que ser armónico, ordenado y racional junto a un desarrollo sostenido.
Barrientos es contundente a la hora de hablar del urbanismo y no tiene ningún tipo de problema al afirmar que “los casos polémicos, entiéndase H10 y otros, son problemas heredados del pasado y no existe ninguna actuación urbanística de este gobierno que haya levantado la mínima suspicacia, ya que todo se ha hecho bajo la más estricta legalidad y transparencia”.
Los integrantes de los partidos en la oposición, Partido Popular e Izquierda Unida, por su parte no opinan de la misma manera que la primera autoridad, al que han acusado en reiteradas ocasiones de mantener una política oscurantistas y falta de transparencia, sobre todo tras celebrarse una reunión con el equipo técnico redactor de Enrique Bardají. Antonio Murcia, incluso, ha asegurado a este periódico que una ciudad como Estepona “no puede seguir sin concejal de Urbanismo, ya que no se puede ser alcalde y concejal de Urbanismo a la vez”.
En contestación, Barrientos agrega que la oposición no ha digerido “que no están gobernando y que su misión es fiscalizar. Deben presentar alternativas y lo que parece que pretenden es gobernar”. El alcalde ha dejado claro en este sentido que se le está dando mecanismos de participación. “Lo tienen en la sociedad creada para el Plan General, ya que pertenecen a su consejo de administración”.
Barrientos, pese a reconocer que el equipo de Bardají lleva poco tiempo trabajando, explicó cuales son las líneas básicas a seguir. La previsión de infraestructuras viarias, saneamientos y abastecimientos, equipamientos públicos de todo tipo, parques, reserva de suelo para el nuevo hospital de alta resolución, equipamientos deportivos, educativos, sociales, culturales. “En estos apartados vamos a ser muy exigentes”.
Todo con el fin de construir una ciudad, según el regidor, en “la que predomine los horizontal sobre lo vertical. “Tenemos trabajo y hay que tener en cuenta que los ciudadanos buscan, desde el punto de vista medioambiental, entornos agradables y para eso el urbanismo es un pilar esencial”.
Para concluir, el alcalde manifestó que una noticia positiva es que Estepona cuenta “con la mayor bolsa de suelo de toda la Costa del Sol y estamos a tiempo de hacer una ciudad que sea un elemento diferencial con respecto a los demás municipios de la zona y del Sur de Europa”.
El debate sobre el urbanismo está más que servido y habrá que esperar que pasen pocos meses –para el mes de mayo se espera que esté listo el avance del nuevo PGOU- para conocer como se desarrollan las cosas, aunque algo es evidente, se trata de un asunto de vital importancia para el futuro de la ciudad, es por ello que se antoja lógico que se actúe con la responsabilidad debida y que, además, se arbitren las soluciones necesarias para acabar con los problemas heredados y de camino se tomen las necesarias para que en el futuro éstos no vuelvan a suceder.